Purificación Tortuero, tras más de tres años sesteando, empieza a desperezarse con la perspectiva de las próximas elecciones locales. No es que sea gran cosa lo que hace, pero por contraste con lo poco que ha venido haciendo, piensa que le lucirá y que podrá sacar réditos en forma de votos. Por eso ha comenzado a llenar algunas fuentes, a cortar algunos hierbajos y nos ha regalado el cine de verano. Y sobre todo, no para de publicitarlo.

En lo que no ha cambiado su forma de hacer, es a la hora de llegar a acuerdos con los demás grupos políticos. Tan es así, que en el pleno de ayer tuvo que retirar dos propuestas de gran calado para nuestro municipio: la modificación del POM y la modificación de la Ordenanza de Tenencia y Protección de Animales.

MODIFICACION DEL POM (NUEVO SUELO INDUSTRIAL)

La modificación del POM que pretende aprobar la alcaldesa supone una importante transformación de Alovera y determinará el futuro de nuestro municipio. Conlleva la creación de una nueva zona de suelo industrial de grandes dimensiones y colindante en buena parte con zonas residenciales de la urbanización Parque Alovera. Ante un cambio así, de tal calado, es inadmisible y una tremenda irresponsabilidad presentarse en el pleno sin tan siquiera haber recabado el apoyo de uno solo de los grupos de la oposición, habiendo destinado además 14.800€ más IVA a la elaboración del documento de Modificación Puntual del POM por parte de una empresa.

Estamos de acuerdo con la necesidad de ampliar el suelo industrial para propiciar el desarrollo de Alovera y atraer empresas a nuestro municipio, pero discrepamos de la proximidad con las zonas residenciales y el diseño de los accesos para el previsible tráfico pesado que llegará a esta nueva área industrial. Apostamos por compaginar desarrollo con el bienestar de los vecinos y que nadie tenga que sufrir las molestias de tener a pocos metros enormes naves, fábricas o grandes camiones circulando.

MODIFICACION DE LA ORDENANZA (IDENTIFICACION DE PERROS CON ADN)

Esta propuesta consistía en establecer la obligación por parte de todos los propietarios de costear la identificación por ADN de su mascota. Dicha información pasaría a una base de datos que compartirán el laboratorio de análisis, el veterinario autorizado y el Ayuntamiento. Esa base de datos estaría a disposición de la Policía Local para su consulta cuando fuera necesario. La intención real de esta medida es la de combatir el abandono de excrementos en la vía pública pudiendo identificar al perro mediante muestras de ADN y de esta forma al propietario del mismo. Estando de acuerdo con la existencia de un problema de suciedad en nuestro municipio, transmitimos a la alcaldesa que no íbamos a apoyar esta modificación de la ordenanza porque falta base jurídica para aplicarla (entre otras cosas es muy complicado mantener la cadena de custodia de la muestra) y puede generar además gastos al ayuntamiento. También hemos planteado alternativas como establecer brigadas de Policía Local de paisano, colocar más dispensadores de bolsas y papeleras o reforzar la limpieza de nuestras calles.